Mejor que orgánico Una  conversación con Agricola, PARTE I

Por Michael Astera

Alberto Pérez-Roldán
Odoo CMS- Sample image floating

  

 QUE ORGÁNICO

UNA CONVERSACIÓN CON AGRICOLA, PARTE I

POR MICHAEL ASTERA

P. Estaba diciendo que el cultivo y la jardinería orgánica no están funcionando. ¿Cómo es que no están funcionando?  


 Agricola: No están funcionando en varios niveles, incluyendo la codicia corporativa, ética de los negocios, y por supuesto el "Somos del gobierno y estamos aquí para ayudarte". Pero eso no es de lo que quiero hablarles hoy. Me gustaría enfocarme en el aspecto nutricional y en la salud del suelo, plantas y animales. Específicamente el por qué la mayoría de la comida orgánica no es necesariamente más nutritiva que la comida producida con químicos.  


P
. ¿No lo es? Eso definitivamente no forma parte del conocimiento general. Las personas que la producen y la compran parecen pensar que sí lo es.  


Agricola
: Sí, definitivamente existe el malentendido de que lo producido orgánicamente significa es necesariamente más nutritivo. Pero en las pruebas de vitaminas, proteínas, minerales, etcétera no existe evidencia de que la comida orgánica sea más nutritiva que los granos y demás  productos logrados utilizando químicos. A los productores orgánicos y consumidores no les gusta escuchar esto. Parecen creer que tienen que ser mejores, y por supuesto lo son en un sentido: tienen menos pesticidas, herbicidas, metales pesados y otros horribles residuos químicos. Pero éstas son sólo cosas que la comida orgánica no tiene. Jamás dicen de las cosas que sí tiene. Y la verdad es que es posible producir comida más nutritiva utilizando los fertilizantes NPK estándares y cal además de sólo materia orgánica composteada,  desde el punto de vista de los minerales. 


P
. ¿Qué? ¡Eso es herejía! (Riendo) 


Agricola
: Lo sé. ¿Cómo puedo atreverme a decir semejante cosa? Bueno, para empezar, ya no estamos cultivando suelo de praderas vírgenes. Ese suelo desapareció hace cien años, y nuestros mejores suelos agrícolas han sido cultivados repetidamente cuando menos por cien años. [En los EUA] La mayoría de ellos se encuentran agotados, y muchos de los suelos que seguimos cultivando hoy en día no eran tan buenos para empezar. Claro, muchos de ellos necesitan materia orgánica, necesitan humus, pero también necesitan minerales. El estiércol y la composta no tienen más minerales que los materiales orgánicos de los que están hechos -mayormente Carbono, Hidrógeno y Oxígeno, que las plantas obtienen del aire y el agua, además de una cantidad desbalanceada de Nitrógeno, Potasio y algunos ácidos húmicos. Niveles altos de Nitrógeno y Potasio pueden producir grandes y llamativas cosechas de aspecto saludable, pero no estarán balanceadas nutricionalmente y pueden incluso ser dañinas.  

  Déjame darte un ejemplo. Si has paseado alguna vez por un pastizal de vacas habrás visto pequeñas áreas de pasto verde y llamativo creciendo donde ha caído el estiércol; pasto alto y verde que las vacas no tocan, no se lo comen. Arrasan con todo alrededor pero no tocan este pedazo. ¿Por qué no? No es porque sean quisquillosas al comer donde defecaron. Ese pasto verde y llamativo puede de hecho ser venenoso para ellas. Enfermarán si comen mucho de él. Está lleno de nitratos y proteínas incompletas y probablemente tiene demasiado Potasio. Después de tal vez un año, después de que las lluvias y nevadas de invierno han lixiviado y diluido el estiércol y los microorganismos del suelo han hecho su trabajo con él, y las raíces del pasto han absorbido un poco de Calcio del subsuelo y las cosas se han suavizado un poco, entonces el ganado consumirá esa área de nuevo. ¿Qué es lo que saben ellas que nosotros no? Bueno, ellas saben instintivamente lo que es bueno para ellas y lo que no lo es; mientras que nosotros los humanos parecemos haber perdido esa habilidad.  
  Este es el tipo de comida que la mayoría de los productores orgánicos están cultivando. Agregan montones de estiércol y composta -mientras más mejor, piensan- y producen este tipo de cosecha que el ganado ni siquiera voltearía a ver: grandes y llamativas cosechas cargadas de nitratos. Y muy seguido eso es lo que obtenemos cuando compramos productos orgánicos.  


P
. ¿Entonces piensas que los fertilizantes químicos son mejores?  


Agricola
: No me malentiendas. No soy ningún admirador de los fertilizantes químicos. Los químicos correctos usados de forma correcta producen comida buena y saludable, pero raramente es este el caso. Usualmente se utilizan químicos equivocados de manera equivocada y terminan destruyendo la vida del suelo: bacterias, hongos, protozoarios, etc.; lo que, por supuesto, produce erosión, contaminación del agua, del suelo, etc., etc. 
  Sin embargo, supongamos que usaste sulfato de amonio de alta calidad como fuente de Nitrógeno, algún superfosfato sencillo (que es sólo una forma concentrada de fosforita natural), y un fertilizante de Potasio decente como sulfato de Potasio o nitrato de Potasio (no cloruro de Potasio; esa cosa tiene el mismo efecto en la vida del suelo que echar lejía sobre tu suelo). Todos ellos son considerados fertilizantes "químicos". Supongamos, además, que rociaste algo de yeso o piedra caliza o incluso algo de cal dolomítica en el campo o jardín el año anterior.  
  Ahora, en lugar de esta situación de altos niveles de Nitrógeno y Potasio con el estiércol y composta, puedes tener los niveles adecuados de Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, Magnesio y Azufre, además de cualquier residuo de minerales que pudieran haber estado en el suelo o el yeso o piedra caliza que aplicaste.  
  Con algo de suerte tendrás un poco de materia orgánica en el suelo gracias a las raíces de la cosecha del año pasado y otros residuos; serás capaz de producir cultivos mucho más saludables y nutritivos de los que podrías obtener sólo del estiércol y la composta, simplemente porque tienes un arreglo más amplio y mejor balanceado de nutrientes disponibles. Puede no ser ideal, pero definitivamente producirás mejor comida que solamente agregando materia orgánica a un suelo agotado.  


P
. Supongo que tiene sentido. ¿Entonces recomendarías desechar el método orgánico tradicional y utilizar en vez una combinación de fertilizantes químicos y composta o estiércol?  


Agricola
: No exactamente. Más bien algo como una combinación de ciencia y naturaleza. Pero retrocedamos un poco. Me gustaría hablar acerca de cómo llegamos a esta situación con los cultivos orgánicos en primer lugar.  


P
. ¿Entonces nos remontamos a Sir Albert Howard?  


Agricola
: (Ríe) Acertaste. Albert Howard fue un agricultor británico que estuvo estacionado en India por varios años, desde 1905 hasta 1924, en un área de suelos agotados y pobres. Él supuso que lo que estaba mal con el suelo era la falta de materia orgánica, así que hizo que los residentes locales consiguieran una gran cantidad de estiércol y residuos de cosechas, que él convirtió en composta y aplicó a este suelo exhausto. Me imagino que este suelo había sido cultivado por cientos, si no es que miles de años. Howard aseguró haber producido cosechas abundantes y maravillosas y que los animales alimentados con esta cosecha estaban saludables y eran resistentes a enfermedades. Todo eso está muy bien, pero siempre me he preguntado si esa era una solución adecuada para los residentes. Quiero decir, si habían estado cultivando en esas tierras por cientos de años, seguramente deben haber estado enterados del beneficio de agregar estiércol y materia orgánica al suelo. Me imagino que si los residentes hubieran tenido la posibilidad de reunir todas las pilas de estiércol de sus vecinos para usar en sus propios cultivos lo hubieran hecho, pero sus vecinos seguramente se habrían opuesto. De cualquier forma, Howard no inventó la composta. Esta era bien conocida en Asia. Pero él parecía creer que había descubierto algo nuevo.  


P
. ¿Por qué? ¿No usaban estiércol y composta en Inglaterra antes de eso?  


Agricola
: Por supuesto, pero no tanto como lo hacían en el pasado, y definitivamente no era el método científico moderno ni se enseñaba o alentaba en las universidades a las que fue Sir Albert. Para poder explicar el por qué, necesitaré retroceder un poco más.  


P
. Adelante.  


Agricola
: Ok. Verás, la química como la conocemos en realidad no es una ciencia antigua. La química moderna, que está basada en nuestro conocimiento de los 92 elementos naturales y sus propiedades, comenzó hasta finales del siglo XVIII. Dalton aisló Calcio en 1804. Dmitri Mendeléyev publicó su tabla periódica de los elementos en la década de 1870. Pero antes de Mendeléyev algunas personas idearon cosas bastante útiles que podían hacer con la nueva ciencia. En la década de 1840 un químico alemán, Justus von Liebig, quemó granos de cebada hasta hacerlos ceniza y analizó los residuos. Se encontró con Nitrógeno, Fósforo y Potasio. NPK. Von Liebig mostró que si agregaba sólo N, P y K (K viene de Kalium, que es como se le conoce al Potasio en Alemania) al suelo, las plantas crecían bien. Dedujo que ciertos elementos del suelo habían sido agotados a lo largo de los años y debían ser restituidos, y estaba en lo cierto. Von Liebig rechazó el conocimiento prevalente sobre la Agricultura de ese tiempo, que era la vieja idea de que el humus, completamente descompuesto en materia orgánica, suplía a las plantas de comida. NPK funcionaban a la perfección, y era relativamente barato y fácil de manufacturar. Su descubrimiento fue inmediatamente adoptado por los industrialistas alemanes, y así es como nació la agricultura química. El humus, la composta y el estiércol pasaron de moda. Todo lo que uno necesitaba para cultivar y cosechar productos en alto volumen era NPK, y las fábricas químicas generaron ganancias rápida y continuamente. También los agricultores, por algún tiempo, hasta que llegó el punto en que el rendimiento comenzó a decrecer, cuando agotaron por completo las reservas de su suelo y tuvieron que verter cada vez más fertilizantes químicos para obtener resultados. Cuando se llegó a este punto, que fue entre diez y veinte años después de introducir los fertilizantes químicos en el suelo, las fábricas químicas continuaron generando ingresos, pero los agricultores no. Su ganancia se iba para incrementar las riquezas de los industriales. Así es como las cosas siguen hasta este día.  
  Von Liebig ha obtenido una mala reputación a través de los años y ha sido culpado por los excesos de la agricultura química, pero en realidad lo que él declaró fue que el nutriente del que hay menos disponibilidad es el factor limitante en el crecimiento de la planta. Él llamó a esto "La Ley del Mínimo". 
  Von Liebig se dio cuenta en 1850 que el humus sí era esencial a fin de cuentas, pero para entonces las fábricas químicas ya habían tomado el control y nadie prestó atención a sus declaraciones. El estiércol se apiló en los corrales y el agricultor "moderno" ya no necesitó ensuciarse las manos con él.  
  Así que, para el momento en que Albert Howard asistió a la universidad en Inglaterra a finales del siglo XIX, las enseñanzas eran sobre fertilizantes químicos y NPK, y la materia orgánica y el humus fueron olvidados.    ¿Estoy entrando mucho en detalles?

  

P. No, está bien. ¿Quieres decir, entonces, que Albert Howard, que después sería nombrado caballero, redescubrió el valor de la materia orgánica y el humus en el suelo?  


Agricola
: Exactamente. Ya de regreso en Inglaterra, se dedicó a poner sus ideas en práctica y escribió un par de libros altamente influyentes: An Agricultural Testament en 1940 y The Soil and Health en 1947.  


P
. ¿Ese fue el comienzo del movimiento orgánico?  


Agricola
: Más o menos. Alrededor de 1940, en Pensilvania, un joven editor de una revista de salud llamado J.I. Rodale casualmente leyó un artículo sobre una escuela para varones cerca de Londres donde  se cultivaba comida de acuerdo al método de Howard. Se había notado un declive dramático en la incidencia de influenza, resfriados y escarlatina en los recién llegados, que además mejoraron en poco tiempo. Rodale leyó entonces el libro de Howard y se emocionó tanto que comenzó a compartir correspondencia con Howard y pronto compró una granja donde comenzó a cultivar usando este "nuevo" método. Rodale era una persona algo enfermiza. Cuando notó una mejora en su propia salud, pronto se volvió fanático.  


P
. ¿Estás llamando fanático a J.I. Rodale? (risas) Puedo ver por qué. ¿Pero esto fue bueno o malo?  


Agricola
: Ambos, supongo. Fue bueno que se inspirara para pregonar el mensaje de la agricultura orgánica y fundar la revista que se convirtió en la revista Organic Gardening, que esparció el mensaje a millones de personas. Pero fue malo en el sentido de que se convirtió en lo que podríamos llamar un "perro de un solo truco". La materia orgánica, el humus y la composta se convirtieron en la letanía y el dogma de la Iglesia de la Agricultura Orgánica, no se aceptan herejes. Quiero dejar claro, no pretendo faltarle el respeto a Howard o Rodale. Ambos hicieron contribuciones muy valiosas al alertar a las personas de los peligros de la agricultura química y de la importancia de un suelo saludable y lleno de vida. Simplemente se plantaron en respuestas simplistas. Ignoraron la importancia del balance de los minerales. Howard tenía la idea de que la composta producida por las hojas de los árboles forestales era capaz de suplir todos los minerales necesarios. Creía que las raíces de los árboles se enterrarían profundamente y absorberían lo que necesitaran de la tierra profunda, lo cual estaría bien si los minerales requeridos estuvieran ahí. Sin embargo los pinos y árboles de maple no necesariamente requieren el mismo balance de minerales que las coles o el trigo. El libro de Howard casi no menciona minerales. Ni Howard ni Rodale estaban bien versados en química o nutrición. 
  Aunque Rodale recomendaba el uso de cal y fosforita en sus trabajos posteriores, jamás fue enfatizado lo suficiente y fue mayormente ignorado por sus seguidores. El mismo Rodale no parecía tener muy buen entendimiento de los minerales. Hasta donde yo sé, ninguno de ellos jamás recomendó los análisis de suelo más que para medir el pH. ¿Y cómo puede uno conocer la situación sin tener un análisis de suelo?  


P. Estoy de acuerdo, aunque interpretar un análisis de suelo es bastante complicado, y saber qué hacer con los resultados es aún más difícil, ¿no es así? 


Agricola: Claro. Además muchos jardinero y agricultores no están dispuestos a invertir el tiempo, recursos y esfuerzo que implican realizar un análisis de suelo y educarse al respecto, especialmente cuando es tan fácil simplemente apilar más composta, estiércol, mantillo, etc. Y esto está bien; a no ser, claro, que estén intentando cultivar comida real para mantener cuerpos saludables y mantenerse sanos.  
  La nutrición, la medicina y la agricultura me han fascinado por muchos años. En mi opinión, la verdadera agricultura científica supera a la medicina y también a la ciencia nutricional. La ciencia nutricional en estos días está principalmente preocupada con suplementos -vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas, hormonas, extractos de hierbas y todas las píldoras y pociones en los estantes de las tiendas de comida saludable. Todas estas cosas sólo se necesitan porque los nutrientes que deberían estar en nuestra comida no se encuentran ahí. ¿Y por qué no están ahí? Porque los minerales no están en el suelo en el que se cultiva la comida. Por ejemplo, se ha demostrado que el Zinc es necesario para más de trescientos procesos metabólicos y enzimáticos en el cuerpo. Si no hay suficiente Zinc, significa que hay trescientos procesos que tu cuerpo no será capaz de realizar adecuadamente. ¿Es posible que esto tenga un efecto sobre tu salud? Y regresando al mantillo de hojas de Howard, si las rocas que se descompusieron para formar ese suelo forestal no contenían Zinc, no habrá Zinc en las hojas ¿o sí? 


P
. ¿Y cómo es que la agricultura supera a la medicina? 


Agricola
: Porque el cuidado médico hacia las enfermedades, a diferencia de las lesiones, se enfoca principalmente a tratar con los resultados de la malnutrición. El cáncer, las enfermedades cardiacas, la diabetes, artritis, infecciones crónicas, etc., son principalmente enfermedades de malnutrición. Esto ha sido demostrado en miles de estudios científicos del último siglo. ¿Qué sentido tiene tratar la malnutrición con medicinas y cirugías? ¿Qué más pruebas necesitamos? Ninguna de estas enfermedades es causada por deficiencia de medicinas o cirugías. Los verdaderos nutriólogos entienden esto, así que intentan mitigar los problemas al hacer que las personas cambien su dieta y tomen suplementos, como vitaminas y minerales. Eso no sería necesario si todo el complemento de nutrientes estuviera presente en nuestra dieta diaria. 


P
. ¿Entonces la agricultura orgánica, por lo menos según el método de Howard y Rodale, no es la respuesta?  


Agricola
: Bueno, estoy seguro que a partir de lo que he dicho hasta ahora ya te das una idea de a dónde me dirijo. La agricultura con balance de minerales es la única cosa que puede funcionar. Es la pieza del rompecabezas que le falta a la agricultura orgánica, a la nutrición y a la medicina. Lo primero que necesitamos es descubrir qué constituye exactamente una dieta perfecta para el cuerpo humano. Podemos hacerlo. La nutrición es una ciencia muy avanzada, a diferencia de la agricultura moderna. Mucho de lo que se ha descubierto en la ciencia nutricional no se enseña en las universidades, pero la información está ahí para aquellos que la buscan. 
  Una vez que hayamos descubierto qué nutrientes queremos en nuestra comida podremos producir cultivos que contengan dichos nutrientes. Y para producir cultivos que contengan esos nutrientes, debemos descubrir cómo construir un suelo que contenga los elementos necesarios para que las plantas produzcan esos nutrientes. Cuando comprendí por vez primera este concepto parecía abrumador porque creí que tendríamos que empezar desde cero, pero cuando investigué más descubrí que mucho del trabajo ya estaba hecho, mayormente en el periodo entre 1930 y 1950. Y de la misma forma que en la ciencia nutricional, la investigación fue cancelada y los resultados sepultados por los cárteles de la industria química después de la Segunda Guerra Mundial.  
  ¿Sabías que no ha habido investigaciones sobre la ciencia del suelo en las universidades agrícolas de EUA desde la década de los 50? Nada. Cero. ¿Cómo puede ser eso? 
  Ha habido bastante investigación sobre híbridos creados para producir cantidades en masa basados en una dieta de NPK, y más recientemente sobre organismos modificados genéticamente creados para sobrevivir dosis letales de herbicidas, etc., pero el contenido nutricional y la salud ni siquiera han sido tomados en cuenta. Es todo sobre codicia, monopolios y ganancias a corto plazo. No esperes que las corporaciones agrícolas o las compañías químicas resuelvan el problema de la hambruna o la malnutrición. Ellos son el problema.  


P
. Háblanos acerca del trabajo que sí se ha hecho.  


Agricola
: Con gusto. Ha habido varias figuras importantes que han hecho investigaciones sobre los minerales del suelo, personas cuyo trabajo ha obtenido suficiente atención como para hacer una diferencia. Ya he mencionado a Von Liebig, quien puso todo en movimiento. Otro contribuidor de importancia sería Julius Hensel. En 1893 Hensel Publicó Bread From Stones ("Panes de Piedra"), un análisis de los experimentos que hizo en Alemania utilizando polvo de piedra para fertilizar los cultivos de las granjas. Hensel era un químico serio y un agricultor. Se oponía al uso de grandes cantidades de estiércol, argumentando que debilitaba a las plantas y al suelo. También culpó al uso indiscriminado de fertilizantes químicos de arruinar la producción alimenticia en Alemania y aseguró que obtuvo más y mejores cosechas utilizando sólo polvos de roca. Está de más decir que el cártel de la industria química hizo su mejor esfuerzo por desacreditarlo y ocultar su mensaje. Pero su libro aún se imprime y es una lectura que vale la pena.  
  Sin embargo las figuras más importantes en lo hoy conocemos como Ecoagricultura son, sin duda, William Albrecht y Carey Reams.  


  Albrecht fue líder en la investigación agrícola en la universidad de Missouri desde los años veinte hasta mediados de la década de los cincuenta. Fue un científico bastante tradicional. Él y sus colegas hicieron el descubrimiento más importante a la fecha en materia de ciencia del suelo: el papel que juega la porción de arcilla en el suelo en la capacidad de intercambio catiónico, abreviado CIC. Explicado de manera breve, es la habilidad de la arcilla y el humus en el suelo de retener y soltar pequeñas partículas de ciertos minerales con carga positiva, por ejemplo Calcio, Magnesio, Potasio, Sodio, Manganeso y Cobre. Cuando hablamos de arcilla, en realidad estamos hablando de coloides, partículas tan pequeñas que están suspendidas en agua y jamás se asientan. No están disueltas en agua. Las partículas con carga negativa en la arcilla se pueden unir a los iones positivos de Calcio, por ejemplo, que de otra forma hubieran sido arrastrados al subsuelo por la lluvia o la irrigación. La arcilla previene que estos minerales sean arrastrados por el agua, pero permite fácilmente que se intercambien por Hidrógeno (H+) con las raíces de las plantas. Albrecht descubrió el por qué suelos diferentes tienen diferente capacidad de intercambio. Suelos con mucha arcilla generalmente pueden retener más minerales que un suelo arenoso. El Humus también posee una alta capacidad de intercambio, lo cual es una buena razón para mantener el humus del suelo en el rango ideal de 4-5%.   
  Albrecht y su equipo hicieron este descubrimiento en los años veinte, y esto condujo a muchos años de experimentos con el balance de minerales en el suelo y su relación con la salud y nutrición humana y animal. Él creía  que los animales tenían un sentido muy acertado acerca de qué comida es buena para ellos. Si el ganado no comía  forraje que estaba en cierto tipo de suelo, o estaba fertilizado de cierta forma, a menos que estuviera famélico, quería saber por qué. Su trabajo publicado, condensado en cuatro volúmenes por Charles Walters, es llamado The Albrecht Papers. En él se cubre una vasta cantidad de temas, desde geología, organismos del suelo, crianza de animales hasta nutrición humana; y en mi opinión, se trata del trabajo más importante que se ha escrito sobre agricultura. Pero el nombre de Albrecht ni siquiera es mencionado en los libros modernos sobre ciencia del suelo, aunque contengan secciones enteras dedicadas a la capacidad de intercambio catiónico y la estructura de arcillas. Un caso parecido al de Nikola Tesla o Kary Mullis. Tesla nos brindó nuestro sistema eléctrico global y Mullis nos dio la reacción en cadena de la polimerasa, que es la base de todo el trabajo genético actual; y ninguno de ellos reciben la atención  que merecen en los libros de texto.  


P
. Linus Pauling se me viene a la mente también.  


Agricola
: Sí, y Pauling dedicó los últimos años de su vida a estudiar la relación entre las deficiencias de minerales y enfermedades. Pauling y Mullis son ganadores del premio Nobel también, y me imagino que el premio de un millón de dólares amainó un poco el dolor de ser ignorados por los autores de los libros de texto. Albrecht, sin embargo, simplemente fue sacado del camino cuando las compañías químicas tomaron el control de las universidades agrícolas en los cincuenta. De no haber sido por su amigo Charles Walters, que reconocía la importancia de su trabajo, el trabajo de Albrecht habría sido olvidado.  
  Volviendo al tema, Albrecht concluyó que se obtenían los mejores resultados cuando la capacidad de intercambio estaba saturada de 65% Calcio, 15% Magnesio, 5% Potasio, 2% Sodio y otros porcentajes diminutos de minerales (Zinc, Cobre, Manganeso, Hierro, etc.). Esto nos deja aproximadamente con 10% de la CIC que está saturada de Hidrógeno. Si agregas algo de humus y materia orgánica, Fósforo para igualar los niveles de Potasio, algo de Azufre y una pequeña cantidad de Boro, tienes la base del método de Albrecht. Estas proporciones te darán el balance de minerales que es la base de un suelo sano capaz de producir cosechas abundantes, saludables y muy nutritivas. El método de Albrecht funciona muy bien pero, por supuesto, no es la solución completa. Carey Reams nos dio otra pieza importante del rompecabezas.  


P
. Sí, siento curiosidad sobre Carey Reams. Por lo poco que sé me da la impresión de que era una persona muy excéntrica.  


 Agricola: Bueno, si intentas leer su trabajo me imagino que por lo menos pensarás que era una persona poco convencional. Reams no era un científico tradicional como Albrecht, a pesar de que tuviera un doctorado, pero aún así fue un científico fenomenal. Su problema era que no había términos científicos aceptados para lo que estaba observando y midiendo. De modo que tomó prestados términos  de la ciencia tradicional como catión y anión y los usó a su propio estilo, o inventó sus propios términos como su famosa unidad de energía "molinos". Reams pudo no ser muy fino y a veces rayó en lo místico, pero indiscutiblemente consiguió resultados.  
  Sin duda estaba involucrado en determinar el balance ideal de minerales en el suelo, aunque usó lo que se conoce como el método LaMotte para analizar el suelo, que usa una solución de extracción más débil y sólo mide nutrientes de disponibilidad abundante. Pero su enfoque y contribución más importante estuvo en el balance (o falta) de la energía del suelo; el flujo de la energía en el suelo.  
  Una forma de describir sus ideas sobre la energía puede ser la comparación de una batería muerta y una completamente cargada. Su composición elemental es idéntica: la misma cantidad de Plomo, Azufre y agua en cada una, pero una puede ser de utilidad mientras que la otra no hace nada. Cuando conectas los polos positivo y negativo de una batería cargada se produce un flujo de energía, no así en una muerta.  
  Déjame ver si puedo ser un poco más claro en esto. La batería cargada tiene la misma mezcla de elementos en la misma proporción que la batería muerta, pero tiene muchas reacciones químicas potenciales que aún no se han llevado a cabo. Reacciones químicas que producen energía. Algo parecido a una botella de vinagre y un plato de bicarbonato; cuando viertes el vinagre sobre el bicarbonato, se produce efervescencia y la reacción desprende calor y energía. Cuando la efervescencia termina, la mezcla ha alcanzado el equilibrio químico y no hay más desprendimiento de energía. Un suelo vivo con el balance correcto de minerales siempre tiene cierta cantidad de desequilibrio químico, cosas naciendo, muriendo y descomponiéndose, raíces intercambiando Hidrógeno por Calcio o Potasio, granos de arena rompiéndose y soltando nuevos minerales. Los nutrientes están en constante cambio y esto produce que se desprenda energía. En un suelo muerto nada de esto pasa, no se desprenden ni intercambian nutrientes y la única forma de lograr que crezcan las plantas es alimentándolas con fertilizantes sintéticos.  
  De modo que podemos tener dos suelos de idéntica composición química pero diferente energía potencial, y el suelo energizado producirá buenos cultivos mientras que el suelo "sin energía" no produce. Esta es una observación muy valiosa hecha por Reams, observación que es ignorada por muchos investigadores agrícolas.  
  Reams y sus estudiantes también popularizaron el uso del refractómetro en la agricultura. Refractómetro es sólo un nombre elegante que se le da a un tubo visor con un lente prismático en un extremo que se usa para medir sólidos disueltos en líquidos. Utiliza la escala Brix y ha sido utilizado por mucho tiempo por enólogos profesionales para medir el contenido de azúcar en las uvas. Mientras más alta sea la lectura de Brix, más dulces son las uvas.  
  Este es un dispositivo sencillo que cualquiera puede usar. Podrías incluso llevarlo a la frutería y medir el contenido de azúcar de una naranja o tomate  antes de comprar un costal. Si esa naranja tiene una lectura de Brix de 16%, ¡cómprala! Si sólo tiene 4 o 6% no desperdicies tu dinero en frutas insípidas. Genial.  
  Lo que mide el refractómetro es qué tanto se curva o se refracta la luz debido a los sólidos disueltos en el jugo o pulpa de la fruta. La pulpa diluida carente de nutrientes no va a doblar la luz que la atraviesa de la misma manera que lo haría una pulpa dulce y rica en minerales. Así que una persona puede usar un refractómetro para medir la calidad de sus propias frutas y vegetales cultivados de forma casera.  


P
. Parece mucho más fácil que aprender a interpretar un análisis de suelo.  


Agricola
: Claro. Además no tienes que esperar una o dos semanas para recibir los resultados. Sin embargo los refractómetros solo te dan una idea aproximada de dónde estás. No pueden decirte qué minerales están involucrados. Pero regresemos a Reams.  
  Reams fue un ávido defensor del Fósforo, y aseguró que todos los nutrientes debían entrar a la planta en forma de fosfato, algo que yo nunca he entendido. Él vivió y trabajó en Florida, que tiene vastos depósitos de fosfato, de modo que disponía de todo el Fósforo que necesitaba para experimentar. Ahora, el Fósforo es un elemento misterioso en el suelo. Los demás elementos se disuelven fácilmente, pero el Fósforo se mantiene igual. Nadie parece saber exactamente por qué. Sabemos gracias al trabajo de Albrecht que los cationes, como el Calcio o el Potasio, se adhieren a la arcilla y al humus gracias a la estática, pero no sabemos tanto sobre lo que pasa con los aniones como el Azufre, Cloro y Fósforo. Sabemos que estos aniones se disuelven, pero no así el Fósforo.  
  ¿Puedes creerlo? No sabemos cómo los elementos con carga negativa son almacenados o cómo se mueven en el suelo o se absorben en las raíces. En los años veinte Albrecht y su equipo descubrieron la conexión entre la CIC y la arcilla en el suelo. Hasta donde yo sé, ese fue el último descubrimiento importante en materia de química del suelo, y fue hace 80 años. Antes de ese fue Von Liebig en 1840. ¿Y antes de eso?  
  Nada. Eso es todo. De forma que tenemos exactamente dos descubrimientos importantes en materia de química de suelo agrícola, además de las observaciones de Reams sobre el flujo de energía. Y una más de los ingenieros petroleros y geoquímicos. Hablaré más de eso cuando hablemos sobre el Calcio. 
  Entonces en realidad no sabemos mucho sobre el suelo. El suelo de nuestra Madre Tierra, que nos alimenta y nos sostiene ha sido el hijo bastardo por la mayor parte de la historia de la ciencia moderna.  
  Durante el fenómeno Dust Bowl de los años treinta, cuando al suelo superficial se lo llevaba el viento tanto las personas como el gobierno estaban asustados, así que entre 1930 y el final de la Segunda Guerra Mundial la ciencia agrícola estaba relativamente bien presupuestada. Por supuesto no al nivel de la investigación sobre armas de destrucción masiva, pero por lo menos lo suficiente como para aprender algunas cosas prácticas importantes.  
  Todo esto terminó cuando las corporaciones multinacionales se interesaron en las granjas familiares americanas al final de los cuarenta y durante los cincuenta. Para finales de los cincuenta ya habían comprado todas las universidades agrícolas en EUA, y por "comprar" me refiero a "les daremos un montón de dinero y a cambio pondrán a cargo a las personas que nosotros queramos y sólo investigarán temas que nosotros les paguemos por investigar". Y los administradores y fiduciarios, en su avaricia e idiotez, aceptaron. Se vendieron. No ha habido investigaciones en química del suelo desde entonces, sólo investigaciones en pesticidas, herbicidas, fertilizantes químicos, híbridos y ahora Organismos Genéticamente Modificados.
Bien. Permíteme regresar a Reams y el Fósforo. Reams dijo que el Fósforo es necesario para la producción de azúcares, particularmente azúcares complejos, en la planta. Sin Fósforo no hay azúcar. El Fósforo también es esencial en la producción del ADN. También es el mineral menos disponible en el suelo en la mayoría del mundo. No quiero decir que hay menos Fósforo que otros elementos menores, sino que el Fósforo es uno de los elementos principales requeridos para la salud  de la flora y fauna. Los huesos y los dientes están hechos de Calcio y Fósforo. Y está en poca disponibilidad en la mayoría de los suelos. Reams dijo que debería haber el doble de fosfato disponible que potasa para la mayoría de los cultivos, y cuatro veces más fosfato que potasa para los granos, pastos y legumbres como la alfalfa.  


P
. Eso está en conflicto con lo que dijo Albrecht, ¿no es así? ¿No dijo Albrecht que se necesitaban iguales cantidades de Fósforo y Potasio?  


Agricola
: (Sonriendo) Veo que has puesto atención. Muy bien. De hecho Albrecht y Reams están diciendo lo mismo. El Fosfato es P2O5, dos átomos de Fósforo y cinco átomos de Oxígeno. La potasa es K2O, dos átomos de Potasio y sólo uno de Oxígeno. Si haces la cuenta, basados en el peso atómico de los elementos, te darás cuenta que el fosfato es solo 44% Fósforo, mientras que la potasa es 83% Potasio. Cien libras de potasa contienen ochenta y tres libras de Potasio. Doscientas libras de fosfato contienen sólo ochenta y siete libras de Fósforo. Así que si quieres tener cantidades iguales de Potasio y Fósforo en peso, necesitarás tener el doble de fosfato que potasa.  
  Aquí vale la pena notar que los números que vienen en las bolsas de fertilizante, los números de NPK, no representan Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Representan el Nitrógeno real, la cantidad de fosfato y la cantidad de potasa. Así, si los números dicen 5-10-5, por ejemplo, hay una cantidad similar de Fósforo y Potasio. Si los números dicen 5-5-5, sólo hay la mitad de Fósforo que Potasio. No sé por qué enlistan el fosfato y la potasa en lugar de Fósforo y Potasio, tal vez para que parezca que hay mayor porcentaje de nutrientes en la bolsa. Como dije antes, el Fósforo se queda estático en el suelo. Si esparces Fósforo en la superficie del suelo, ahí se va a quedar. Lo poco que sabemos sobre el Fósforo indica que forma fácilmente compuestos insolubles en el suelo que aparentemente solo pueden ser creados por microbios y hongos del suelo. Entonces es posible que terminemos en una situación como la del suelo de los grandes llanos de Canadá y EUA, donde hay bastante Fósforo en el suelo, pero como este está biológicamente muerto, los agricultores deben aplicar cada año grandes cantidades de fosfato altamente soluble para tener una cosecha decente, que por supuesto hace muy felices a las compañías químicas.  
  Bien. Estaba hablando de Carey Reams. Reams dijo algunas cosas memorables. Una de ellas fue mira lo que ves. Otra fue el fruto bien cultivado no se pudre, se deshidrata. Él aseguró haber participado en la feria del condado tres años seguidos utilizando la misma sandía. Sólo repito lo que leí.  


P. Esa sandía debe haber sido cultivada extremadamente bien. Siento más respeto por Reams y su trabajo después de lo que me has dicho. ¿Hay alguien más que merezca mención?  


Agricola: Charles Walters, sin duda. Ninguna de las personas trabajando hoy día en este campo sabría mucho si Charles Walters no hubiera tenido la visión de fundar su revista Acres USA. 

Odoo CMS- Sample image floating


  Walters trabajaba como editor de periódicos agrícolas en los cincuenta y sesenta cuando entabló amistad con William Albrecht. Los periódicos agrícolas para los cuales trabajaba Walters eran del mismo tipo que los que son enviados gratuitamente a los agricultores de hoy, cada dos páginas aparecían publicidad de compañías químicas. Walters fue lo bastante inteligente para reconocer la importancia del trabajo de Albrecht y sabía que ese trabajo se perdería si alguien no lo ponía a disponibilidad de los agricultores. Los periódicos agrícolas comerciales no se atrevían a publicar esta información ya que mostraba como producir cosechas de calidad superior sin recurrir a los químicos tóxicos que sus patrocinadores vendían. Así que Walters fundó Acres USA a principios de los setenta, y se mantiene hasta este día como la revista que contribuye más significativamente a la agricultura sustentable.  
  Pero Acres USA no se enfoca solamente en el trabajo de Albrecht. Es perfectamente posible encontrar publicaciones sobre biodinámica, compostaje o incluso medicina homeopática o herbal, todo sin prejuicios. Si trata sobre salud naturista, sustentabilidad, Ecoagricultura, jardinería orgánica, o simplemente sobre agricultura más eficiente, lo encontrarás ahí. No puedo alabar lo suficiente a esta revista o al trabajo de Charles Walters. Cualquier persona interesada en los temas que acabo de mencionar debería suscribirse a la revista y leerla de cabo a rabo. No hay nada que se le parezca.  
  Walters también juntó y publicó todo el trabajo de Albrecht en cuatro volúmenes. El volumen II, “Fertilidad del Suelo y Salud Animal” es una lectura indispensable, diría yo, junto con el tour de force de Walters  “Eco Farm”.  
  Walters también ha editado, escrito o publicado docenas de libros sobre agricultura sustentable y salud naturista, muchos escritos por estudiantes de Albrecht o Reams, y todos merecen ser leídos. La verdadera razón por la cual hoy tenemos varios millones de acres siendo cultivados de forma sostenible es mayormente por la visión y trabajo de este único hombre, Charles Walters. Albrecht y Reams podrán haber puesto los cimientos de la ciencia, pero muy pocos habrían escuchado su mensaje sin Walters y Acres USA. Sin embargo, debo advertir algo a quien planee leer los libros y ensayos de Walters. Similar a los antiguos alquimistas, no siempre brinda la información de manera directa. Leer su trabajo requiere de paciencia.  
  (pausa larga)  
  Bien. Esa es suficiente historia por ahora. Estoy dejando fuera a más de una docena de personas que han hecho, y continúan haciendo, grandes contribuciones al campo, pero si comienzo a enlistarlos esto pasaría de ser una entrevista a ser una enciclopedia. Mejor regresemos al por qué los productos orgánicos no están funcionando y qué hacer para que lo hagan.

Por Michae Astera - Asesor agrícola en Estados Unidos por más de veinte años. Utiliza con éxito el método del Dr. Albrecht.